Dunhuang, parada en la Ruta de la Seda (días 194-195)

publicado en: China | 7

Llegamos a Dunhuang por la mañana con el tren nocturno. Para cuando fuimos a comprar los billetes sólo quedaban los asientos duros y eso fue lo que compramos. Por suerte, había varios asientos libres a nuestro alrededor y pudimos dormir semi-tumbados. Así que, más descansados de lo que creíamos que íbamos a estar llegamos a esta ciudad que creció y prosperó gracias al comercio de la Ruta de la Seda. Ahora, es una parada imprescindible para los románticos de esta ruta. Sus principales atracciones turísticas son las Cuevas de Mogao y un templo junto a un lago en medio de las dunas. Además, para nosotros era un final perfecto en China antes de ponernos ya rumbo a la provincia de Xinjiang para cruzar a Mongolia.

 

Desierto del Kumtag y el Crescent Moon Lake

Habíamos leído que había una manera de entrar a la zona del desierto sin pagar entrada, pero nosotros no lo encontramos. Caminamos sin éxito por aquí y por allá y lo único que encontramos fueron un montón de camellos. Al final, sofocados de calor, regresamos al “Centro del Visitante” para comprar la entrada. Pero justo entonces a Nico le entró un chungo. No sabemos a causa de qué, pero no se vio con fuerzas para pasar la tarde a pleno sol en el desierto y decidió no entrar. Así que entré sola, mucho más aburrido.

Camellos
Camellos y vallas es lo único que vimos en busca de nuestro atajo

 

En la primera avenida antes de tocar la arena se encuentran un montón de casetas. Aquí venden los extras del lugar: paseo en camello, conducir un quad, vuelo en helicóptero, vuelo en ala delta con motor, buseta turística… Vamos, que hay montado todo un Port Aventura dentro del recinto. Además, también se pueden alquilar cubre zapatos naranja fosforito (no podía ser un color más discreto). Son como unas botas de tela hasta la rodilla que evitan que la arena entre en el calzado.

Actividades
Los montones de actividades que se pueden hacer en el desierto

 

Yo caminé hasta el lago y su templo, esquivando los camellos y toda la gente. El pequeño templo no tiene mucha decoración, pero parece encajar a la perfección en el lugar donde se encuentra. Lo rodeé e intenté encontrar el ángulo perfecto para encajar el templo, el lago con forma de luna creciente (de ahí su nombre) y las anaranjadas dunas.

Templo
Aunque el templo no es gran cosa, el entorno lo hace muy particular

 

Antes de que el sol empezara a esconderse entre las dunas de Dunhuang, subí a la más alta. Lo tienen tan bien montado, que se pueden encontrar varias escaleras que ayudan a escalar la duna. En una de ellas se hacen largas colas para hacer sandboarding (deslizarse con una tabla por la arena). Me recordó a nuestra divertida aventura en el oasis de Huacachina en Perú, pero decidí no repetir.

Una vez en la cima, encontré mi sitio y me senté a la espera del atardecer. Sin embargo, no resultó ser nada del otro mundo. El sol se escondió tras una nube que no sabría decir si era neblina o contaminación. De todas maneras, la espera me sirvió para ver cosas absurdas como un camión cisterna regando el desierto. La única explicación a la que pude llegar era endurecer la arena para que fuera más fácil caminar. ¡Pero me sigue pareciendo absurdo!

Duna
Comodidades para subir a la duna y el sandboarding
Panorámicas
Panorámicas de ambos lados de la duna
Duna
Mientras esperaba el atardecer desde la cima de la duna, me dediqué a observar las curiosas cosas que pasaban a mi alrededor

 

Como Nico me estaba esperando para regresar al centro de Dunhuang, no me retrasé mucho. Al salir me di cuenta de que no habían registrado mi entrada con mi huella dactilar. Lo hacen porque la entrada es válida por 3 días y para que de esta manera sea unipersonal. Aprovechando la ocasión, fue Nico a registrar su dedo con mi entrada, para poder entrar al día siguiente. Sin embargo, al final no se animó y prefirió quedarse durmiendo en la cama.

 

Cuevas de Mogao

Compramos la entrada para las Cuevas de Mogao el día anterior y Nico decidió que no quería ir: su alto precio y la obligatoriedad de visitarlas con guía despertaron su lado más tacaño y vago. Así que, sola una vez más, me junté con mi grupo de inglés: una austríaca que conocí en el autobús, una polaca que habíamos conocido el día anterior, una alemana y 3 italianos. Las cuevas resultaron ser una grata sorpresa. Excavadas en pleno apogeo de la Ruta de la Seda, fueron el resultado de la gran variedad de gente que por allí pasaba y el dinero que allí se generaba. El budismo se encontraba en plena expansión y todos querían construir su cueva. Ya fuera de manera individual o colectiva, grandes cantidades de dinero se destinaron a excavar agujeros, esculpir estatuas y pintar paredes y techos, incluso con materiales hasta entonces desconocidos en la zona como el lapislázuli. Todo esto ocurrió hace cientos de años, a partir del siglo V. Sin embargo, el clima seco de la zona ha permitido que aún hoy en día podamos disfrutar de esta maravilla casi intacta.

En la visita, primero vimos dos videos de 15 minutos cada uno sobre la historia de la Ruta de la Seda y de las cuevas. Después un autobús nos llevó hasta donde se encuentran los agujeros y allí nos estaba esperando nuestra guía. Visitamos 8 de las montones de cuevas que existen. Los guías parecen elegir las cuevas de manera aleatoria, aunque siempre se pasa por algunas de las más famosas. Algunas estaban perfectas. En otras se podía apreciar como algunos pigmentos se habían oxidado en las paredes más húmedas. Entramos en alguna que se encontraba parcialmente restaurada, ya que algún desprendimiento de tierra había dejado parte de la cueva expuesta al sol. La guía nos explicó cómo las estatuas y algunos dibujos de las paredes mostraban la diversidad de ropa y material que pasaba por Dunhuang.

Cuevas
Las cuevas son agujeros en la pared de diferentes tamaños, y algunas entradas están protegidas con fachadas de templos para su mejor conservación

 

Al acabar el tour, tuvimos la oportunidad de entrar en dos de las cuatro cuevas extra abiertas por ser día de “emergencia”. Como muchos chinos se quedan sin billete para los tour porque no saben o no pueden comprarlos por internet, cada 3 días hacen esta excepción. Venden tickets más baratos que permiten visitar 4 cuevas sin guía. Obviamente estaban a rebosar de gente y tuvimos suficiente con dos. Visitamos los dos que tienen buddhas enormes; uno sentado y otro tumbado. Ya dirigiéndonos hacia la salida pasamos cerca de las pagodas que hay en el desierto y del museo. Como dentro de las cuevas no se pueden sacar fotos, hice una visita rápida al museo para sacarselas a las réplicas y así poder enseñárselas a Nico (y a vosotros, nuestros estimados lectores 😃). Teóricamente, tampoco se pueden sacar fotos de las réplicas, pero eso ya me pareció de lo más absurdo.

Cuevas
Aunque estar en el interior de las cuevas es otra sensación, en la foto se puede ver el color y la cantidad de dibujos que tienen

 

Curiosidades chinas, espacio vital

En China el concepto del “espacio vital” es totalmente diferente del nuestro. No sabemos si es que no entienden la necesidad de una persona a tener aire en todo su alrededor y no un desconocido tirado encima; o simplemente les gusta estar apelotonados. Hacer cola y querer dejar un mínimo espacio con el de delante es misión imposible. Al segundo ya tienes al de detrás queriendo colarse. ¡Les parece que dejas el hueco libre para que pasen! Y es que colarse también es todo un deporte nacional.

 

Información práctica

Transporte
  • Autobuses locales en Dunhuang
    • El autobús verde cuesta 3¥ y va de la estación de tren al centro de la ciudad, parando en la estación de bus; y del centro de la ciudad a la estación de tren parando en las cuevas de Mogao.
    • El autobús #3 pasa por la calle Mingshan y va hasta las dunas. Cuesta 1¥.
  • Trayecto Dunhuang – frontera con Mongolia – Khovd (primera parte)
    • Furgoneta Dunhuang – Liuyuan: 36¥ (2h)
    • Tren Liuyuan – Urumqi: 115¥ asiento duro/sin asiento (8h30min)
Alojamiento
  • Dunhuang Warm Home Inn: 30¥ cama en dormitorio compartido con agua templada y wifi.
Actividades
  • Entrada a las cuevas de Mogao: 220¥
    • La entrada incluye:
      • 2 videos de 15 minutos cada uno aprox.
      • 2 horas de visita con guía en inglés por 8 cuevas
      • El museo y las estupas en el desierto
    • Si se coincide con el “emergency day”, se pueden visitar otras 4 cuevas por cuenta propia.
  • Entrada a las dunas: 120¥ adultos / 60¥ estudiantes chinos, mayores entre 60 y 69 años y niños que midan entre 1.2m y 1.4m / gratis militares, mayores de 70 e invalidos
    • Cubre zapatos: 15¥
    • Deslizarte por las dunas con una tabla (sand boarding): 15¥
    • Autobús turístico: 10¥
Recomendaciones y sugerencias
  • En las Cuevas de Mogao no hay muchos grupos en inglés al día, pero es fácil conseguir entrada el mismo día. No se puede decir lo mismo de los grupos en chino, que suelen estar completos desde días antes. De todas maneras, si por una extraña razón no hay hueco en inglés, merece la pena la visitarlo en el grupo chino; te pierdes la explicación, pero disfrutas de la belleza de las cuevas.
  • El desierto es mejor visitarlo al amanecer y/o atardecer, para evitar el calor más fuerte. De todas maneras, entre estas dos opciones, en el amanecer siempre es más probable encontrar menos gente.
  • La entrada al desierto es válido para los 3 días consecutivos desde la primera entrada SÓLO si en la primera entrada se registra la huella dactilar.

Share

7 Respuestas

  1. Hola. Estoy leyendo tu blog y me encanta. En mayo vamos a comenzar la Ruta de la Seda. Nuestro primer tramo es Xian-Dunhuang.
    ¿Sabes como salir hacia el oeste desde Dunhuang (para volver a Europa) sin tener que volver atrás ?
    Se que hay vuelo Urumqi-Biskek y luego Biskek-Estambul … ¿Conoces otra via ?
    Gracias

    • Comiendonos El Mundo

      Hola Francisco!!
      Gracias por tu mensaje, nos alegramos de que te guste nuestro blog.
      La verdad que no sé muy bien cómo quieres volver a Europa; rápido con abión, haciendo ruta por tierra… Nosotros seguimos para Mongolia, por lo que no nos informamos sobre este punto que comentas, aunque la opción que mencionas parece que podría encajarte, ¿no?
      Sentimos no poder serte de más utilidad.
      Que tengas muy buen viaje por China. Es un país increible.
      Saludos!!!

  2. Angela Mathey

    Hola! Felicitaciones por el blog.
    Una pregunta, en junio voy a China y paso por Dunhuang, he leído que las entradas para las grutas de Mogao pueden acabarse, donde de preciso se compran las entradas? Mi hotel está cerca a las dunas.

    • Comiendonos El Mundo

      Hola Angela!
      Muchas gracias por las felicitaciones 😊
      Sobre Dunhuang te comentamos que nosotros compramos la entrada el día antes y por lo que vimos había bastante disponibilidad para los pocos grupos en inglés (al contrario de los muchos grupos de chino que estaban todos llenos). Compramos los tickets en el mismo recinto donde se encuentran las cuevas, pero también se pueden comprar en la oficina de Dunhuang. Parece que también están disponibles online, pero no encontramos la web, ya que creémos que está únicamente en chino.
      Te dejamos el siguiente enlace con información muy útil como la dirección de la oficina de Dunhuang: https://www.travelchinaguide.com/attraction/gansu/dunhuang/mogao_grottoes/
      Esperamos que esta información te sea de utilidad y que disfrutes de tu viaje a China… es un país increíble!
      No dudes en volver a contactarnos si tuvieras cualquier otra pregunta 😉
      Buen viaje!!

  3. Jordi Casas

    Referent a lo de regar el desert, no sé si és pel mateix motiu però a uns 800km de Dunhuang, abans d’arribar a Turpan pel nord oest, els tarats estan crean un bosc de pollancres. Rases, forats i mànegues de regadiu. Se’ls en va l’olla

    • Comiendonos El Mundo

      Molt boijos Casas!! Com van els primers dies pel pais??

      • Jordi Casas

        Bé i malament. Fer dit és fàcil i el paissatge mola. La gent, hi ha de to però els fa mandra comunicar-se. Els hostals impossible d localitzar.

Dejar una opinión