Isla de Flores, ¡adiós Indonesia! (días 270-274)

publicado en: Indonesia | 3

Nos habían hablado muy bien de Flores, la última isla que visitaríamos en Indonesia. Que había muy pocos turistas en comparación al resto del país; que el paisaje y la naturaleza eran aún muy vírgenes; que merecía la pena recorrerla en moto y perderse. Esto último no lo hicimos, pero comprobamos que el resto era cierto. Nos quedó por visitar gran parte de Flores, especialmente Ruteng y las islas de Riung; pero lo que vimos, nos gustó mucho.

Nuestra primera parada en Flores fue Bajawa, donde llegamos prácticamente al anochecer; el autobús tuvo un problema y salimos mucho más tarde de lo previsto. Al día siguiente alquilamos una moto y salimos con intención de ver Wawo Muda. Éste es un cráter joven con 2 lagos que apareció en 2001 tras la última erupción de este volcán. ¡Yo no sabía ni que eso pudiera ocurrir! Tenía la sensación de que todos los cráteres, volcanes y/o montañas están donde las vemos desde siempre, y sólo se deterioran (o las deterioramos). Sin embargo, la tierra sigue con su vida; su creación y su destrucción. Nos parecía curioso visitarlo, aunque sabíamos que no estaría en su máximo esplendor. En época de lluvias estos lagos están llenos, pero nosotros los encontraríamos secos. Guiándonos de Maps.Me , pero (al parecer) haciendo una mala interpretación de lo que decía la Lonely Planet, subimos a la montaña por el lado equivocado. Los lugareños nos habían indicado el comienzo del camino, pero pronto ese camino desapareció. La subida fue algo dura, pero como la única tarea es subir, llegamos a la cima. Sin embargo, no vimos gran cosa. Rodeamos lo que parecía el cráter y pudimos ver algo más, pero nada especial. Lo que sí corroboramos fue que desde el otro lado, las vistas hubieran sido tal vez mejores. Algo frustrados empezamos la bajada, que resultó algo más complicada. La tierra estaba resbaladiza por tierra y hojas, y no teníamos muy claro por donde teníamos que bajar. Por suerte, y después de dar algunos rodeos, llegamos a la moto y regresamos a Bajawa a comer.

Wawo Muda
El cráter del Wawo Muda estaba seco y la experiencia no fue completa, pero estuvo bien para perdernos por la zona

 

Por la tarde, nos dirigimos hacia el lado opuesto, el sur. En el camino pudimos admirar el volcán Inerie desde diferentes ángulos; cruzamos pequeños pueblos y recorrimos carreteras rodeadas de naturaleza pura. Hasta que la moto empezó a hacer un ruido raro. ¡Habíamos pinchado la rueda delantera! No sabemos cómo ni dónde había sido exactamente, pero para cuando nos dimos cuenta estaba ya bastante plana. Al estar tan “aislados” temimos no poder solucionarlo, pero en el siguiente pueblo encontramos al señor que nos ayudaría. Sacó la cámara de la rueda y encontró el agujero; lo pinceló con un líquido, le puso un parche que se adhirió mediante calor y volvió a colocar todo en su sitio. En 15 minutos volvíamos a la carretera sin problemas.

 

Primero visitamos un pueblo tradicional de Flores, Bena, donde la forma de las casas y el propio pueblo es un tanto particular. Aunque los locales realmente viven así y hacen su vida allí, está claramente orientado al turismo, por lo que como siempre, la experiencia resulta un poco artificial. Después, seguimos un poco más al sur, hasta llegar a las aguas termales de Malanage. Aquí se unen dos ríos de temperaturas totalmente opuestas. Uno de ellos lleva agua volcánica ardiendo, mientras que el otro está prácticamente helado al venir directamente de la montaña. Los locales y turistas aprovechan el punto donde se fusionan para pegarse un baño muy agradable. Aquí nos juntamos con una pareja que conocimos en Komodo y nos contaron que por la mañana habían subido al Wawomuda por el camino correcto (iban con guía), y les había resultado un paseo fácil y agradable. Vamos, que nos confirmaron que habíamos metido la pata.

 

Al día siguiente madrugamos para dirigirnos a nuestro último destino de Flores e Indonesia; Moni. Dormiríamos aquí una noche para poder ver el amanecer del día siguiente desde el volcán Kelimutu. Alquilamos una moto al dueño del hostal para tener más libertad; así podíamos empezar el ascenso cuando quisiéramos y no teníamos que bajar andando. Tal es así, que fuimos los primeros en llegar a la cima. Nos acercamos a uno de los miradores, colocamos las cámaras y esperamos a que saliera el sol. Sin embargo, no nos dimos cuenta que aquel no era el típico lugar desde donde se veía el amanecer. Cuando empezaron a llegar el resto de turistas, pasaron de largo el sitio donde estábamos y subieron a un pico que había más adelante. No sabíamos que hacer. Si nos marchábamos, perderíamos seguro el momento de la salida del sol. Si nos quedábamos, tal vez nos perdíamos una mejor vista de los lagos del cráter. Al final, nos dividimos y fue un acierto, ya que las vistas de abajo fueron muy bonitas; y las panorámicas desde la cima se nublaron varias veces.

 

Kelimutu
Pudimos ver un precioso amanecer en el volcán Kelimutu a pesar de la amenaza de las nubes

 

El Kelimutu se caracteriza por tener en su cima 3 lagos de diferentes colores que además, cambian de color con el tiempo. Nosotros los vimos de colores turquesa, blanco azulado y azul muy oscuro, casi negro; pero ni siempre son así. Hay momentos en el que los dos primeros pasan a ser rojo y turquesa, respectivamente. Esta mutación se debe a la reacción de los minerales de los lagos con los gases que emanan del volcán. Y algo tan único como este paisaje no podía estar exento de espiritualidad y mitos. Por eso, los locales de esta zona de Flores creen que las almas de la gente que fallece en la zona van a parar a uno de esos 3 lagos: padres y ancianos al Tiwu Ata Mbupu, el turquesa; jovenes al Tiwu Nuwa Muri Kooh Tai, el blanco; y pecadores o delincuentes al Tiwu Ata Polo, el oscuro.

Kelimutu
Un panel explicativo mostraba la foto donde se veía cómo uno de los lagos tiene color rojo a veces
Kelimutu
El contraste y la intensidad de los colores de los lagos hicieron que la experiencia fuera increíble

 

Bajamos disfrutando del paisaje que no habíamos podido ver a la subida. Desayunamos en nuestra terracita y esperamos que pasara frente a nosotros el bus que nos llevaría hasta Ende, la ciudad más poblada de Flores. Al día siguiente volamos de aquí a Bali y pasamos el día en el aeropuerto. Habíamos dudado de si aprovechar ese día para visitar parte de Bali que nos había quedado pendiente. Sin embargo, elegimos la opción cómoda: quedarnos trabajando en el aeropuerto con nuestras mochilas y no preocuparnos ni de donde dejarlas ni de tener que alquilar moto. Sorprendentemente, la espera resultó más corta de lo que esperábamos y de madrugada embarcamos en el avión que nos llevó a un nuevo país y continente: Australia.

 

Información práctica

Transporte
  • Autobús Labuan Bajo – Bajawa: Rp.140.000 (9h) Empresa Gemini.
    • Sale entre 5 y 6h del puerto
  • Ojek terminal Bajawa a guesthouses: Rp.5000
  • Alquiler moto Bajawa: Rp.85.000 en Marselino Homestay.
  • Autobús terminal Bajawa – Moni: Rp.80.000 (6h).
    • A partir de las 6h
  • Alquiler moto Moni: Rp.100.000
  • Autobús Moni – Ende: Rp.25.000 (2h)
  • Bemo terminal Ende – aeropuerto: Rp.5000 por persona
  • Avión Ende – Bali: Rp.939.700 (1h15). Empresa: Kalstar
Alojamiento
  • Bajawa
    • Hotel Virgo: Rp.110.000 habitación doble con baño de agujero en el suelo y cazo para ducharse, wifi y desayuno
  • Moni
    • Silvester Homestay: Rp.150.000 habitación doble con baño privado, agua caliente y desayuno
  • Ende
    • Hotel Safari: Rp.125.000 habitación doble con baño privado, Wifi y desayuno. Los precios van de Rp.100.000 a Rp.300.000 según si es con ventilador, aire acondicionado y tipo habitación
Actividades
  • Entrada pueblo tradicional Bena: Rp.25000
  • Malanage hot springs: Rp.10000
    • Tienes que acercarte al bar a registrarte. Pasamos y como había bastante gente, nadie nos recriminó nada.
  • Volcán Kelimutu: Rp.150000 o Rp.225000 domingos y festivos
    • Cómo visitar Kelimutu desde Moni:
      • Coche compartido: Rp.200.000 por coche a compartir con 4 personas. Te suben y después bajas caminando pasando por pueblos y bosque. El trayecto caminando son unos 10 km de bajada
      • Ojek: Rp.60.000 (posible bajarlo si encuentras al conductor). Al igual que en coche, el trayecto incluye la subida al volcán, pero después hay que bajar caminando.
      • Alquiler moto: Rp.100.000. Para aquellos que no les interese caminar.
      • A pie: Gratis. Son 10 km de subida con un desnivel de unos 800 metros. Unas dos horas. Para madrugadores.
    • Cómo evitar pagar entrada en Kelimutu
      • Si se va a pie y se llega a las 4h o un poco antes, el puesto está cerrado. El puesto está a unos 7 kms de Moni y 3 kms de donde se asciende para ver el sunrise. Nosotros llegamos a las 4h05 y justo cuando fuimos a comprobar si había alguien, se despertó el chico.
      • Mirando en Maps.Me hay un camino que te hace aparecer después del control. Es más largo que el de 10 km, así que imaginamos que llevará más tiempo.
      • Si se sube en moto, al igual que a pie es posible pasarlo si se llega antes. En este caso, aconsejaríamos sobre las 3h30, porque a lo mejor el ruido del motor les despierta
Recomendaciones y sugerencias
  • En la calle del Hotel Johnny, al otro lado de la rotonda, por las noches se pone un carrito que sirve un Nasi Goreng por Rp.15000 bueno y con mucha cantidad
  • Las vistas de Wawo Muda sin agua son bastante sin más, os lo comentamos por si os queréis ahorrar la caminata preguntando antes.
  • En caso de que subáis por Bngarale a Wawo Muda, si llueve o acaba de llover, desistid porque hay muchas rocas y hojas que resbalan bastante

Share

3 Respuestas

  1. Pues os busco en Instagram!!!
    Un abrazo

  2. donde estais ahora?

    • Comiendonos El Mundo

      Hola Pilar!

      Estamos ya de vuelta en Barcelona, instalados y trabajando desde primeros de año. Con mucha pena tenemos que reconocer que por falta de tiempo dejamos nuestras últimas historias de Australia y Nueva Zelanda sin contar. Además, nuestra idea era (y aún es) mantener el blog activo aunque ya no estemos viajando constantemente, hablando de escapadas y vacaciones que hacemos; pero de momento, no encontramos el tiempo para compaginar nuestra vida diaria y el blog. Esperemos encontrar la fórmula pronto.

      De momento, nos podéis seguir en Instagram y Facebook, hasta que retomemos (esperemos que pronto) el blog.

      Saludos y felices viajes! 🙂

Dejar una opinión