Pingyao y Xian (días 219-222)

publicado en: China | 2

Pasados los días en Pekín tocaba movernos a nuestros siguientes destinos: Pingyao y Xian. Nos moveríamos en tren, pero no el tipo de tren que habíamos estado cogiendo Nico y yo, claro. Unos días antes, habíamos reservado a través del hotel billetes para el tren rápido, que sólo tiene asientos de primera y segunda clase, nada de asientos duros o ir sin asiento. Probamos ambas clases y creemos que los de segunda clase están suficientemente bien, pero como no sabíamos lo que nos íbamos a encontrar… El trayecto de Pekín a Pingyao lo hicimos prácticamente dormidos y todo iba perfecto hasta que fuimos a comprar los billetes de tren para Xian que cogeríamos en dos días: ¡agotados! No los habíamos comprado por internet porque cualquier página web cobraba comisión por cada uno de los ticket, pero no contábamos con que se agotaran todos los billetes. Por suerte, pudimos comprar billetes para el último tren del día siguiente y modificamos un poco el plan. Creemos que al final el cambio nos vino incluso mejor para la visita de Xian, así que… ¡No hay mal que por bien no venga!

 

Pingyao

Pingyao es conocido por tener un centro histórico muy bien mantenido. La mayoría de las casas son de estilo chino, con varios patios interiores y muchos salones y habitaciones. El hotel donde nos alojamos por ejemplo era de este estilo, con un patio interior muy chulo y 4 habitaciones en los laterales. Las habitaciones en sí también eran muy curiosas, ya que la cama era el tradicional Kang. Ésta está hecha con ladrillos y en su interior se introduce fuego o calor proveniente desde algún otro sitio para calentar la estructura. Una vez esté caliente, este calor se mantendrá durante toda la noche en la cama.

Cama Kang
La cama Kang de nuestra habitación en Pingyao

 

Hay un par o 3 de calles donde se encuentran la mayoría de los lugares de interés, que a parte de algunos templos, son principalmente casas bien conservadas reconvertidas en museo de armas, artes marciales, caligrafía, periódicos antiguos… Los únicos que no son museos son los que en su día albergaron los primeros bancos del país, y es que es en esta ciudad donde se empezaron a utilizar por primera vez los cheques y el sistema de bancos en China. Además, todo el centro está delimitado por una muralla muy bien conservada (probablemente reconstruida) por el que se puede caminar. Para visitar todo ello, es necesario comprar un ticket válido para varios días con el que se accede a todos los sitios.

Familia
La familia en uno de los patios de las casas de Pingyao

 

No visitamos todos los sitios incluidos en el ticket, pero sí unos cuantos. Los templos que más nos gustaron fueron el confucionista y, en especial, el taoísta. Ambos son grandes complejos con varios edificios, patios y jardines. El primero alberga el edificio más antiguo de la ciudad y en el segundo pudimos visitar varias salas relacionadas con la tortura muy llamativas. En cuanto a las casas, es curioso ver una o dos, pero recomendamos mejor ir a la Banco Xientongqing, donde se pueden ver las antiguas cámaras acorazadas, o la Casa Museo Rishengchang Financiero que expone cheques antiguos.

Templo confucionista
Templo confucionista, con el edificio más antiguo de Pingyao
Templo taoísta
El templo taoísta con algunas de sus terroríficas esculturas
Banco
El banco Xientongqing y su camara acorazada

 

Xian

Llegamos de noche a Xian. La visita obligada aquí son los guerreros de Xian, famosos en el mundo entero, pero dejamos su visita para el segundo día. El primero lo dedicamos a su muralla y el barrio musulmán, que nos gustaron y sorprendieron. Pero lo más impactante fue la contaminación que nos encontramos al subir a la muralla. Es sabido que la contaminación en china es un problema muy serio, pero en Pekín habíamos gozado de un tiempo maravilloso, con cielos azules y un sol radiante, que habían hecho que nos olvidáramos de este problema. Sin embargo en Xian, los edificios se iban difuminando en un humillo gris de lo más desagradable. Tras el primer shock, alquilamos un par de bicicletas y un par de tandems y le dimos la vuelta a toda la muralla. Es una actividad que nos la habían recomendado varias personas y la verdad que resultó entretenida. Es una pena que el centro amurallado de Xian no sea precisamente fotogénico, pero el paseo se hace agradable.

Muralla
Lamuralla de Xian en bicicleta
Novios
A veces nos encontramos situaciones curiosas, como estos novios, y Nico no puede resistirse a hacer de las suyas

 

Por la tarde nos adentramos en el barrio musulmán por una de sus calles transformadas en mercado. Para nosotros resultó curioso en sí ver chinos musulmanes (aunque nosotros ya los habíamos vistos en otros sitios como Langmusi), pero aquel mercado tenía más curiosidades que ofrecer. Como cortaban trocitos de carne de un cordero colgando, puddings de diferentes colores y sabores, souvenirs de todo tipo, y lo que más nos entretuvo, ver cómo sacaban perlas de una ostra. También visitamos la mezquita, que está camuflada con templo chino. Al entrar te encuentras con varios patios y jardines, una pagoda que realmente esconde un minarete, y al final el templo en sí, con el acceso prohibido para los turistas.

 

Cerca de aquí también se encuentran la Torre de la Campana y del Tambor y sus calles aledañas repletas de gente. Tras el ajetreado día, nos fuimos a tomar unas cervecitas y celebramos nuestro 2º aniversario de viaje por todo lo alto: pato pekinés, vino y otras delicias chinas. En esta ocasión, vimos como el cocinero cortaba y preparaba el pato y una vez más comprobamos que sólo se sirve la parte laqueada. No sabemos si fue porque los rollitos los preparaba directamente él, pero nos pareció que estaban deliciosos.

 

La visita de los guerreros de terracota la hicimos en una mañana entera. No teníamos previsto contratar una guía, pero cuando llegamos allí nos lo planteamos y pensamos que podría ser interesante saber más de estos ejércitos enterrados, y fue todo un acierto. Nos enteramos de muchas cosas:

  • El emperador Qin Shi Huang fue quien mandó construir estos ejércitos antes de su muerte y se cree que su propósito era poder defenderse en el otro mundo.
  • Realmente los guerreros fueron encontrados rotos, todos excepto uno al que llaman “el superviviente”. Los montones de guerreros en fila que se puede ver hoy en día es una reconstrucción, tanto de las figuras como de la posición de éstos que se hace con terracota del mismo terreno. Las hipótesis del porqué estaban rotos son dos: debido a algún terremoto o destrozados directamente por gente contraria al emperador Qin Shi Huang.
  • Después de construir las figuras, éstas se colocaron en unos pasillos a los que se les colocó un tejado para protegerlos y enterrarlos, por lo que las cavidades donde se encontraban estaban huecas.
  • La mayor parte de estos pasillos están todavía sin “destapar” y muchos de ellos tienen, además de ejércitos, artesanos, músicos, mujeres y niños…
  • Dentro de los ejércitos, se encuentran guerreros de diferentes rangos, arqueros (que son los que mejor conservados se encuentran debidos a que están agachados con una rodilla al suelo) caballos y carros.
  • Incluso se encontraron 2 carros de bronce de menor tamaño que uno real, ya que se creía que el alma ocupaba la mitad que un cuerpo humano.
  • Todas las figuras tenían color originalmente. Sin embargo, las técnicas de excavación utilizadas al principio, hacían que este color se perdiera, por lo que los trabajos de excavación estuvieron parados mientras se encontraba una nueva técnica que no dañara el pigmento.

 

Lo que se puede visitar se encuentra dividido en 3 partes, además de un museo donde entre otros hallazgos se encuentran los carros de bronce. La nave 1 es donde se encuentran decubiertos la mayor parte de guerreros; la 2 son muchos túneles sin destapar y algunos grupos de arqueros y caballos al descubierto; y en el 3 se encuentran sólo 3 pasillos, pero muy importantes; ya que se considera que es el puesto de mando. Para visitarlo del menos impresionante al más impresionante, como nos dijeron q nosotros que hiciéramos, os recomendamos que hagáis la visita del 3 al 1, entrando en el museo cuando mejor os venga. Es una visita que a muchos turistas parece no gustar y que teníamos un poco de miedo de que nos pasara a nosotros también, pero nada más lejos de la realidad. Tal vez porque lo hicimos con guía, nos pareció de lo más interesante, aunque es verdad que para el final, te “cansas” un poco de ver siempre lo mismo.

Guerreros de Terracota
Las diferentes zonas donde se encuentran los Guerreros de Terracota
Hangar
El hangar 1 con la mayoría de los guerreros

 

Curiosidades chinas

Los chinos gritan una barbaridad, especialmente en el norte. Y no es sólo que griten, sino que por su tono de voz parece que siempre estén enfadados. Y este hecho queda especialmente marcado cuando hablan por teléfono. No sabemos a qué se debe, aunque podría ser por la importancia que tienen las entonaciones en su idioma. Y es que una misma sílaba puede tener diferentes significados dependiendo de si se marca una entonación neutra, ascendente, descendente o que desciende y asciende. ¿Quién es el valiente que se pone a estudiar chino ahora?

 

Información práctica

Transporte
  • Tren Pekín – Pingyao: 247.5¥ (h)
  • Taxi estación de tren de Pingyao – ciudad antigua para 6 personas: 60¥
  • Tren Pingyao – Xian: 150¥ (h)
  • Taxi estación de tren de Xian – centro amurallado: 50¥
  • Autobús a los Guerreros de Terracota: 8¥ (1h)
  • Taxi centro amurallado de Xian – aeropuerto: 135¥
  • Avión Xian – Zhangjiajie (Dayong): 500¥ (1h30)
  • Taxi aeropuerto de Zhangjiajie – centro (de noche): 55¥
Alojamiento
  • Pingyao
    • Pingyao Lao Cheng Gen Hostel: 107¥ habitación doble con cama Kang, baño privado, aire acondicionado, agua caliente y wifi.
  • Xian
    • 7Days Inn East Street Dachashi Branch: 113¥ habitación doble con baño privado, aire acondicionado, agua caliente y wifi.
      • Muchas habitaciones tenían humedades y sobre todo el primer piso olía mucho.
Actividades
  • Entrada general de Pingyao: 130¥ adultos / 65¥ estudiantes / gratuito mayores de 60
    • La entrada a acceso a las principales atracciones de Pingyao, como la muralla, templos, antiguos bancos y muchísimas casas tradicionales convertidas en museos.
  • Entrada a la muralla de Xian: 54¥ adultos / 27¥ estudiantes
    • Alquiler de bicicleta: 45¥/pers/2h
  • Entrada a la mezquita: 25¥
  • Entrada a los Guerreros de Terracota: 150¥
    • Guía para 6 personas: 200¥
Recomendaciones y sugerencias
  • Aparte de visitar los bancos, con entrar a un par de casas museo creemos que es suficiente para imaginarse como son todas las demás.
  • Si se tiene margen en el presupuesto, nos pareció muy interesante visitar los guerreros de terracota con guía. Nos enteramos de muchas cosas que no salen en los paneles infomativos.
  • Después de mucho tiempo queriendo probar el Dicos, por fin entramos en uno en Xian. Las hamburguesas no son nada especial, pero las patatas fritas están muy buenas.

Share

2 Respuestas

  1. Hola!

    ¿dónde se pueden comprar esos tickets para vistar templos, museos, etc, en Pingyao?

    Gracias!!!

    • Comiendonos El Mundo

      Hola Celia!
      Se pueden comprar en Pingyao, el mismo día que empecéis la visita de la ciudad. Repartidos en varios puntos de la ciudad antigua de Pingyao se encuentran las oficinas de tickets (si utilizáis Maps.me salen reflejados). Nosotros creo que los compramos en la oficina que está al lado de la puerta este, pero en vuestro hotel os indicaran cual es el punto más cercano o lo veréis en los mapas.
      Disfrutad del viaje a China y cualquier duda nos volvéis a contactar 😉
      Buen viaje!!

Dejar una opinión